sábado, 26 de marzo de 2016

El DÍA QUE TUVE UNA CHAQUETA COURRÉGES



FOTOS: STILL FROM MOJAVE MOON MOVIE / ANGELINA JOLIE/ G.G 

Hace bastante tiempo una de mis amigas me regaló una chaqueta color miel, el material brilloso lucía algo desgastado en mangas y algunas partes en los codos. Me iba corta- pues estaba creciendo- y los puños quedaban muy  por encima de mi muñeca. Otra cosa notable (que debo resaltar) era el cuello camisero que se sujetaba mediante botones blancos de presión.

Este regalo provino de un lugar donde vendían cosas antiguas y debo admitir que aquel regalo no solo me pareció genial sino que pronto se volvió mi favorita. Lo que más me llamaba la atención era el logo (una “A” y una “C”) Por aquél entonces yo nada sabía de André Courrèges ni de su musa, esposa y colaboradora Coqueline Barrière. Tampoco tenía noción que se ponía en duda si fue Mary Quant - a quien conocía por la escena «Mod» y el «Swinging London» - o él quien invento la minifalda. En los años sesentas este hombre confiaba bastante en el futuro y por ende sus creaciones geométricas, de materiales curiosos y experimentales le dieron la oportunidad de exponerlos a la vista de todo el mundo.

A pesar de ser una chaqueta femenina - y en mi cuerpo delgado, de adolescente, no hacía mucha diferencia- la use  al menos en cinco ocasiones. Me sentía un astronauta o corredor de autos fórmula uno. Siempre desafiando la velocidad.

Hace poco André murió a la edad de 92 años. Pero su casa y su legado, han sido traídos de vuelta (mientras aun vivía André vendió la marca a Frédéric Torloting y Jacques Bungert), manteniendo vivo el espíritu progresista de Courrèges gracias a Sébastien Meyer y Arnaud Vaillant, diseñadores de la joven marca Coperni Femme, que han sido reclutados como los nuevos diseñadores de la marca.

Así que meses o años después de aquel regalo, un buen día, sonaba el teléfono de mi casa. Era mi amiga. Estaba histérica ,y sin saludar antes dijo a quemarropa «¿Luis , recuerdas la chamarra café que te regale?» , solo atine a decir «Sí» , continuó eufórica «¿Aún la tienes?», yo conteste que no , «Pues resulta que hace un rato vi una película donde sale Angelina Jolie «¿ Y qué crees?» « ¡Usa una chamarra similar a la que te regale!» Exclamó. 

Tarde en asimilar lo que me decía.Siempre me había quedado con esa duda, sentí sus ojos le habían causado la impresión de que podría ser la misma chamarra. Así que tiempo después y ya teniendo pleno conocimiento de la marca Courrèges, lamente no tenerla en mi armario, porque todavía continúa perdida entre los vórtices del tiempo.



Hace poco André murió a la edad de 92 años. Pero su casa y su legado, han sido traídos de vuelta (mientras aun vivía André vendió la marca a Frédéric Torloting y Jacques Bungert), manteniendo vivo el espíritu progresista de Courrèges gracias a Sébastien Meyer y Arnaud Vaillant, diseñadores de la joven marca Coperni Femme, que han sido reclutados como los nuevos diseñadores de la marca.

Así que meses o años después de aquel regalo, un buen día, sonaba el teléfono de mi casa. Era mi amiga. Estaba histérica ,y sin saludar antes dijo a quemarropa «¿Luis , recuerdas la chamarra café que te regale?» , solo atine a decir «Sí» , continuó eufórica «¿Aún la tienes?», yo conteste que no , «Pues resulta que hace un rato vi una película donde sale Angelina Jolie «¿ Y qué crees?» « ¡Usa una chamarra similar a la que te regale!» Exclamó. 


Tarde en asimilar lo que me decía.Siempre me había quedado con esa duda, sentí sus ojos le habían causado la impresión de que podría ser la misma chamarra. Así que tiempo después y ya teniendo pleno conocimiento de la marca Courrèges, lamente no tenerla en mi armario, porque todavía continúa perdida entre los vórtices del tiempo.


No hay comentarios: